Alegría del día siguiente

Escribí, hace unos días, que estaba ansiosamente esperando para el lunes, porque, de hecho, había querido despertarme en Europa, donde me habría sentado a la mesa con mi familia y amigos de Cataluña y de España, para tomar una copa de vino y hablar simplemente sobre la vida. Me parece que el Señor haya cumplido mis deseos, aunque muchos pasos por delante de nosotros para hacer una vida mejor. Para todos: los catalanes, españoles, vascos, ucranianos, polacos, alemanes. En nuestro único espacio de vida que el Dios nos ha dado para que podamos proclamar su gloria, contra adversidades, hay una Europa común y el paganismo escondido en el autoritarismo niega la posibilidad de su existencia, reconociendo que una Europa común interfiera con los privilegios que mantiene. Defendamos-la, entonces, gozandonos que cada fracaso pueda ser el comienzo de una nueva victoria.

Co myślisz?

*